Publicación mensual de la Fundación "Consejo para el Proyecto Argentino"              Año XXXI

Gabinete On Line

Visite energy  Portal Energético Internacional

                                                            

 PETRÓLEO

 GAS

 CARBÓN

ELECTRICIDAD

NUCLEAR

RENOVABLES

AGUDA CONSECUENCIA DE LA SEQUÍA

EL CAMBIO CLIMÁTICO DESATA UNA GRAN CRISIS ENERGÉTICA EN BRASIL

Los embalses sólo cuentan con 20% de su capacidad

Enviar este informe

 

La sequía que azota al gigante del Mercosur, ha llevado el nivel de sus embalses al 20% de su capacidad en un país donde la hidroelectricidad representa 70% de la capacidad instalada y 60% de toda la energía consumida.

Se trata de una de las peores crisis hidrologías de las que se tiene registro desde 1931. Nunca hubo, al mismo tiempo, una situación tan adversa en los subsistemas sudeste, centro-oeste y nordeste.

La matríz energética brasileña está compuesta principalmente de generación hidroeléctrica, a través de más de mil centrales hidroeléctricas, entre Pequenas Centrais Hidrelétricas (PCH), Centrais Geradoras Hidrelétricas (CGH) y Usinas Hidrelétricas (UHE). 

Los industriales culpan al gobierno de falta de previsión y a la desorganización del sector eléctrico.

La crisis eléctrica generará un duro golpe a la industria brasileña en los próximos meses y amenaza con crear un problema aún mayor para la economía de Brasil: el racionamiento de energía. A menos que lloviera mucho durante la segunda mitad de la temporada de lluvias (marzo-abril), el racionamiento estricto sería inevitable.

La última sequía de Brasil en 2001 obligó a racionar la energía y ayudó a poner fin al dominio del partido centrista PSDB. El nuevo racionamiento sería un desastre para la presidenta Rousseff, ex-ministra de energía, cuyos índices de aprobación cayeron notablemente a causa de una economía débil y el gravísimo escándalo de corrupción en la compañía petrolera estatal Petrobrás.

Un relevamiento inédito obtenido por Valor demostró que, hacia finales de 2015, Brasil pasará del 11º al 4º lugar en el incómodo ranking de países con las tarifas industriales de energía más caras del planeta.

Si se confirman los reajustes esperados, las cuentas de luz en la puerta de las fábricas subirán 43% en relación al nivel que tenían antes del polémico decreto que la presidenta Dilma Rousseff firmó en septiembre de 2012 precisamente para derribar los costos de la electricidad y mejorar la competitividad de las empresas.

El impacto de la puesta en marcha de las centrales térmicas y la importación de combustibles se sentirá inmediatamente. Eso llevará el valor del MWh a 150/180 dólares hasta finales de 2015, según, lo que sería suficiente para que el país supere las tarifas promedio de la industria en otros siete países: Japón, México, Portugal, El Salvador, Turquía, República Checa y Colombia. Los industriales brasileños seguirán pagando solamente menos que sus colegas de Singapur, Italia e India.

Es un verdadero desastre, dijo el gerente de competitividad industrial e inversiones de Firjan, Cristiano Prado. La suba de precios de la energía se reflejará en que habrá más presión sobre los márgenes de la industria y dificultades adicionales para las exportaciones, dijo Prado.

El empresario cree que una solución de emergencia para atenuar el problema sería tocar los impuestos, principalmente el ICMS y el PIS/Cofins. Ambos representan casi 50% del valor total de la tarifa. A corto plazo, lo que se puede y tiene que hacer es trabajar sobre la carga tributaria. O atacamos ese punto, para no dejar al paciente morir, o la industria vivirá un drama de competitividad.

Esta tendencia puede agudizarse en el futuro. Hay estudios que establecen que la temperatura en la Amazonia brasileña  subirá hasta seis grados hasta el final de este siglo que las lluvias se reducirán en hasta un 45 %, lo que transformaría partes de esa selva en una sabana.

El sur y sudeste registrarán un incremento de las precipitaciones, mientras que en el norte, nordeste y región central habrá menos lluvias.

Una de las conclusiones del estudio, titulado Informe de Evaluación Nacional del Foro Brasileño de Cambios Climáticos, es que los "eventos extremos de sequías prolongadas", principalmente en la Amazonia, deben "acentuar" los cambios a partir de la segunda mitad del siglo XXI.

© 


  LIBRO

 
LA MALDICIÓN ARGENTINA

Adquiera su ejemplar antes que se agote


  Nosotros

    Contáctenos


    Colaboradores


    Nuestros Informes


    Información de Prensa


    Información Institucional


    Premios
 
         

 

            Fundación "Consejo para el Proyecto Argentino