Publicación mensual de la Fundación "Consejo para el Proyecto Argentino"              Año XXXIV

Gabinete On Line

Visite energy  Portal Energético Internacional

                                                            

 PETRÓLEO

 GAS

 CARBÓN

ELECTRICIDAD

NUCLEAR

RENOVABLES

ESTRATEGIA POLITICA

ES NECESARIO UN DEBATE SOBRE LA POLÍTICA ENERGÉTICA

 

Análisis de Jorge Lapeña

Enviar este informe

 

Ya es hora de afrontar un debate técnico y académico transparente que otorgue basamento a las grandes decisiones energéticas que deberá adoptar la Argentina. Así lo cree el ex secretario de Energía Jorge Lapeña, quien nos afirma con preocupación los retos que tiene por delante el país en materia de infraestructura. “En los últimos años hemos comprobado, lamentablemente, que en cuestión de temas energéticos no hay lugar para las soluciones triviales. El listado de frustraciones es inmenso e incluye desde algunos proyectos inviables hasta otros disparatados”, evocó el titular del Instituto Argentino de la Energía (IAE) ‘General Mosconi’.

Lapeña //“En los últimos años hemos comprobado que en cuestión de temas energéticos no hay lugar para las soluciones triviales. El listado de frustraciones es inmenso e incluye desde algunos proyectos inviables hasta otros disparatados”

A su entender, la aprobación o el rechazo a las centrales nucleares, la relación entre la energía y el cambio climático, la cuestión ambiental en general, el desarrollo de Vaca Muerta, la caída de la producción petrolera desde hace un cuarto de siglo, la competitividad económica del sector energético local, los subsidios y la disyuntiva entre autoabastecimiento o dependencia externa figuran entre las principales problemáticas vigentes. “Este listado nos dice lo mucho que ignoramos y, sobre todo, lo mucho que hay que analizar para no errarle al diseño de la estratégica energética del país”, advirtió. En esa línea, remarcó que un amplio debate podría facilitar enormemente los consensos políticos, que a su vez favorecerían los consensos parlamentarios imprescindibles para legislar y fijar una política definitiva en el segmento.

“Con el ánimo de lanzar la primera piedra, voy a afirmar que la Argentina padece en este medio enormes problemas estructurales de raíz muy profunda y añeja. Por ende, éstos no se resolverán en plazos cortos ni en forma poco costosa”, aseguró. En su opinión, el núcleo de dificultades estructurales a resolver se ha generado a lo largo de más de 25 años de decisiones erróneas que se superpusieron unas tras otras, como si fueran capas geológicas, hasta llegar a la actualidad. “Los números demuestran en forma clara que hemos sufrido una profunda regresión en el tiempo que llevó a la nación desde la cima hasta el valle, desde el autoabastecimiento cierto hasta la dependencia externa profunda y desde la abundancia de reservas comprobadas hasta su agotamiento”, explicó.

Siete problemas

De acuerdo con Lapeña, son siete los grandes problemas energéticos a resolver de cara al futuro. En primer término, indicó, sobresale la pérdida del autoabastecimiento. “El país se convirtió en un mercado dependiente”, lamentó. La escasez de las inversiones en exploración petrolera, apuntó, es otra variable preocupante. “A raíz de ello no se descubren yacimientos nuevos como sucedía en el pasado”, comparó. En tercer lugar, enumeró, la Argentina tiene una energía cara. “Esto afecta negativamente la competitividad de la industria”, comentó el especialista, dándole la razón a los reclamos de la Unión Industrial Argentina (UIA) y la AEA.Con respecto al cuarto y al quinto problema, expresó que el país ha hecho de Vaca Muerta una “utopía no fundada”, por un lado, y que “subsidia a las petroleras”, pero “sin transparentar” que lo hace, por otro. La temática ambiental figura como en la sexta dificultad. “La Argentina tiene una ecuación energética que cada vez es más dependiente en las energías que producen gases de efecto invernadero”, argumentó. Finalmente, el listado se completa con un inconveniente asociado al anterior. “Será difícil que el país pueda cumplir con los compromisos de París en materia de cambio climático”, anticipó.

Esfuerzo valorable

A decir del titular del IAE, habrá que admitir que la energía inicialmente desempeñará un papel “de vagón a remolque” en los próximos 20 años. “Luego, dependiendo de la calidad política de las decisiones que seamos capaces de adoptar y de la forma de llevarlas a la práctica, podría convertirse en motor eficiente de ese proceso virtuoso”, aseveró. Las decisiones, añadió, deben ser tomadas hoy para aspirar a ser reales partícipes del proceso de transformación venidero. Éstas, recalcó, deben inscribirse en una “política de Estado”. “Ayudaría enormemente para esto que el Gobierno sometiera a debate público y parlamentario, en ese orden, un buen Plan Energético Nacional”, expuso.

Para culminar, Lapeña reconoció mirar al mediano plazo con optimismo”. “Valoro el esfuerzo ordenador hecho en los primeros 19 meses del Gobierno de Cambiemos (renegociación de tarifas reguladas de los servicios públicos; regularización de los entes reguladores; regeneración moral de la gestión pública; etc.), sin lo cual no estaríamos ahora hablando de estos temas verdaderamente importantes. Creo sinceramente que el futuro puede ser mejor que el presente si todos nos ponemos a la altura de los desafíos que nos plantea la República. Nuestro Instituto y nuestra gente pueden contribuir mucho en esta tarea”, concluyó.

© Revista Petroquímica


  LIBRO

 
LA MALDICIÓN ARGENTINA

Adquiera su ejemplar antes que se agote


  Nosotros

    Contáctenos


    Colaboradores


    Nuestros Informes


    Información de Prensa


    Información Institucional


    Premios
 
         

 

            Fundación "Consejo para el Proyecto Argentino