website page counter

 Publicación mensual de la Fundación "Consejo para el Proyecto Argentino"              Año XXXIV

Gabinete On Line

Visite energy  Portal Energético Internacional

                                                            

 PETRÓLEO

 GAS

 CARBÓN

ELECTRICIDAD

NUCLEAR

RENOVABLES

LA DEGRADACIÓN SIGUE SU MARCHA

VERDADES Y MENTIRAS SOBRE LOS CORTES DE ENERGÍA EN ARGENTINA


Apagones 2017/8

Protestas de vecinos de la ciudad de Buenos Aires

Enviar este informe

 


Los cortes de luz han afectado cotidianamente a los usuarios de Edesur y Edenor durante los últimos años, pero ha sido muy poca la información pública disponible sobre el alcance que han tenido los apagones.

Se conoció de manera informal los datos que maneja el Ente Nacional de Regulación de la Electricidad (ENRE) la evolución mensual de las interrupciones desde enero de 2011 hasta diciembre de 2017, tanto en lo que refiere a la frecuencia de los cortes como a la cantidad de horas promedio sin servicio que debieron soportar los hogares. Los datos permiten visualizar con claridad la magnitud de la crisis que se vivió en 2012 y 2013 y cómo esas dificultades todavía perduran cuando las temperaturas extremas se extienden durante varios días.

Los datos

La información que se presenta incluye todas las interrupciones mayores a tres minutos, independientemente de las causas que las generaron. Los datos incluyen cantidad de cortes y duración acumulada de los cortes en horas por usuario discriminada por mes.

Con respecto a la calidad del servicio de distribución, el ENRE aclaró que “la misma se mide con frecuencia semestral (no mensual) y por partido (en el GBA) y por comuna (en CABA) a través de 2 indicadores de calidad como son el SAIDI y el SAIFI (Resoluciones ENRE 63 y 64/2017 de la RTI, Anexo XVI, Sub Anexo 4).

Se realiza con frecuencia semestral (y no mensual) ya que se deben tener en cuenta una cantidad importante de variables que afectan las interrupciones del servicio, como por ejemplo temperatura máxima, temperatura promedio, consumo de potencia, días hábiles vs. días feriados, nivel de actividad, condiciones climáticas, accidentes en la vía pública, fallas en la red de transporte y/o en generación, entre otras.

El colapso

En 2011, primer año de la serie a la que se tuvo acceso, cuando el sistema de distribución eléctrica ya evidenciada los embates de la falta de inversión, la duración acumulada de los cortes por usuario fue de 24,4 horas en el área de Edesur y de 22 horas en el área de Edenorpor encima del valor máximo permitido en los contratos de concesión de 10 horas anuales de interrupción del servicio en promedio por usuario. Por entonces, los cortes de luz ya habían comenzado a ser un problema. Sin embargo, lo peor estaba por venir.

El momento más delicado que atravesó la red de distribución fue en 2012. En aquel año los usuarios de Edesur sufrieron en promedio 82,6 horas de cortes y los de Edenor 47,5 horas. Ese fue el punto de quiebre de la red de distribución.

En 2013 se observó una mejora respecto al pico de 2012, aunque todavía en niveles muy altos. Ese año los clientes de Edesur sufrieron 53,7 horas de corte en promedio y los de Edenor 40,6 horas. El problema fue que más allá de esa mejora en términos anualizados, los datos de horas en interrupción del servicio observados en diciembre de 2013 mostraron un colapso en el sistema debido a la ola de calor que se registró durante ese fin de año. De hecho, en el caso de Edesur, de esas 53,7 horas sin servicio promedio por usuario anual 25,6 horas se concentraron sólo en ese mes de diciembre. Lo mismo ocurrió con Edenor que tuvo 40,6 horas de interrupción promedio por usuario anuales y en diciembre se concentraron 11,8 horas de cortes por cliente.

El gobierno de Cristina Fernández de Kichner estuvo a punto por entonces de quitarles la concesión a las distribuidoras, pero después optó por incrementar los fondos destinados a obras a través de la creación del Fondo para Obras de Consolidación y Expansión de Distribución Eléctrica (Focede), que se terminó integrando fundamentalmente con recursos del Tesoro y que administró el propio gobierno. Además, se sumaron grupos electrógenos móviles para apuntalar la red. El resultado fue una disminución de los cortes durante 2014 y 2015, que se notó más durante el último año. En el área de Edesur la duración acumulada de los cortes en 2014 fue de 48,5 horas promedio por usuario y en 2015 bajó a 33,3 horas, mientras que en Edenor las horas de interrupción promedio por usuario fueron de 37,4 en 2014 y 27 en 2015.

Los últimos dos años

En diciembre de 2015 Mauricio Macri asumió la presidencia y declaró la emergencia energética. A partir de entonces las tarifas comenzaron a subir para eliminar subsidios que recibe el sector eléctrico y las empresas se comprometieron a incrementar las inversiones para mejorar la calidad del servicio.

Se siguió la misma política con el paliativo de los motores a combustible líquido.

Pese a eso, en estos últimos dos años todavía no ha habido grandes cambios.

El mes pasado el Ministerio de Energía difundió un documento titulado “Primer Informe semestral de desempeño de Edenor y Edesur”, correspondiente al período marzo-agosto de 2017. Allí destaca, por ejemplo, que en el caso de Edesur, una vez descontados los eventos de fuerza mayor tales como fallas en alta tensión y fuertes tormentas, la duración media de los cortes fue de 14,60 horas y si se incluyen esos eventos de fuerza mayor trepa a 15,66 horas, por debajo del objetivo prefijado en el sendero de reducción de 17,30 horas por semestre establecido en la Revisión Tarifaria Integral (RTI) en 2017.

Los eventos de fuerza mayor se suelen descontar al momento de tener que calcular las multas que deben pagar las distribuidoras porque no correspondería multarlas por la falla de una torre de alta tensión responsabilidad de alguna de las transportistas de energía. En este artículo, sin embargo, se consideran las estadísticas de cortes sin descontar los eventos de fuerza mayor. El Ministerio de Energía tomó el período marzo-agosto y en ese lapso efectivamente la duración media de los cortes fue de 15,66 horas contra 19,26 horas del mismo período de 2016. No obstante, si se toma todo el año se puede ver que en 2016 la duración media de los cortes en el área de Edesur fue de 36,3 horas y en 2017 trepó a 37 horas.

A su vez, este indicador muestra un retroceso en comparación con 2015 cualquier sea el período que se tome. En marzo-agosto de 2015 las horas de corte promedio por usuario fueron 15,29 contra 19,26 de 2016 y 15,66 de 2017, mientras que si se toma todo el año se observa que en 2015 la duración acumulada de los cortes promedio por usuario de Edesur fue de 33,3 contra 36,3 de 2016 y 37 de 2017.

A su vez, el gobierno informó que la frecuencia media de cortes por usuario de Edesur para marzo-agosto de 2017 fue de 3,13 veces descontados los eventos de fuerza mayor, por debajo de 3,28 veces fijado por la RTI, y 3,31 veces sin descontar esos eventos. Este índice toma la cantidad total de cortes del período en números absolutos y la divide por la cantidad de usuarios.

Pero si en lugar de haber tomado marzo-agosto se hubiese tomado enero-junio la cifra trepa a 4,30 veces y si en lugar de tomar el primer semestre se toma el segundo semestre el resultado es 3,89 veces, por encima del tope establecido en la RTI, motivo por el cual el ENRE estaría obligado a penalizar a la empresa cosa que no hizo.

En el caso de Edenor, el gobierno informó que la frecuencia media de cortes por usuario fue de 4,25 veces en el semestre -por debajo de 4,82 veces fijado por la RTI – y la duración media del corte fue de 12,27 horas – por debajo de 15,10 horas fijado en el sendero. A diferencia de lo que hizo con los datos de Edesur, el gobierno no informó los resultados sumando los cortes por causas de fuerza mayor.

Ahora bien, los datos de Edenor muestran que en 2016 la cantidad de horas promedio sin servicio por usuario fue de 26,8 horas, muy por debajo del pico de 47,5 horas de 2012 e incluso detrás de las 27 horas de 2015.

Sin embargo, en 2017 la situación empeoró y se llegó a 32,6 horas promedio por usuario.

Las estadísticas demuestran que el peor momento de la crisis de los cortes (2012/2013) pareciera haber quedado atrás, pero a dos años del cambio de gobierno la situación sigue siendo compleja y algunos indicadores, como la cantidad de horas promedio por usuario sin luz, dan incluso peor que en 2015.

©


  LIBRO

 
LA MALDICIÓN ARGENTINA

Adquiera su ejemplar antes que se agote


  Nosotros

    Contáctenos


    Colaboradores


    Nuestros Informes


    Información de Prensa


    Información Institucional


    Premios
 
         

 

            Fundación "Consejo para el Proyecto Argentino