Publicación mensual de la Fundación "Consejo para el Proyecto Argentino"              Año XXXII

Gabinete On Line

Visite energy  Portal Energético Internacional

                                                            

 PETRÓLEO

 GAS

 CARBÓN

ELECTRICIDAD

NUCLEAR

RENOVABLES

EDITORIAL

LOS PRIMEROS PASOS

 

Por Carlos José Aga

Enviar este informe

 

Recién ha comenzado a dar los primeros pasos el nuevo gobierno del Presidente Mauricio Macri y, con la creación del Ministerio de Energía, ha dado señales claras de la importancia que se asignará al sector durante su administración.

Aunque todavía no se conocen las grandes políticas a las que apunta en el largo plazo, el ministro designado al frente de la cartera, Ing. Juan José Aranguren, dio inicio a una serie de movidas y anuncios que delinean un plan para enfrentar la dura herencia recibida. La primera de ellas ha sido la declaración de la “emergencia energética” para ganar ejecutividad en el reordenamiento que busca instrumentar.

Dada la situación, indudablemente la mayor parte de la gestión que se inicia se consumirá en la ardua tarea de reordenar un sector energético, que fue sometido a un largo proceso de intervencionismo y la discrecionalidad política y económica, que arrastra serios déficit en el estado de la infraestructura.

Entre las primeras medidas, y pese a los anuncios previos que insinuaban una política gradualista, las autoridades decidieron una quita de subsidios y un aumento de tarifas de electricidad de gran envergadura a lo que seguirán –seguramente- ajustes similares en la tarifas del gas y los transportes.

El objetivo es minimizar el impacto en la balanza comercial que produce la importación del 15% de toda la energía que consume el país y generar condiciones “monetarias, jurídicas y fiscales” para recuperar la inversión en todo el sector.

Los problemas en el sector eléctrico son más que conocidos. Alta indisponibilidad, inversiones demoradas en generación y serios problemas en transporte y distribución. Los cortes de fin de año, pese a las importaciones de electricidad, mostraron lo complejo del panorama y al tiempo y esfuerzo que demandará su corrección.

La magnitud y la forma de implementación de estas correcciones –que graduales o no eran estrictamente imprescindibles para cambiar las condiciones económicas del sector- genera las mayores dudas por parte de expertos que ya han visto naufragar otros intentos anteriores por eliminar los subsidios y actualizar tarifas.

Muchas de las ideas se lanzaron antes de la devaluación. Con posterioridad, el gobierno decidió llegar a un acuerdo con las empresas petroleras para acordar un subsidio al barril de petróleo con precios que duplican el nivel internacional a efectos de mantener los ingresos que por regalías perciben las provincias y conservar un nivel de actividad frente a la baja del precio internacional.

Este subsidio se amplía o se reduce conforme la evolución del precio internacional del barril y, está pautado a permanecer hasta tanto el precio internacional del barril alcance los precios internos del barril subsidiado. Es una apuesta a que el mercado internacional del petróleo se recuperará en plazos razonables, algo de lo que una parte importante de los analistas no está segura.

También un pago de 10 dólares por barril de exportación, de la cuenca del Golfo San Jorge. El costo fiscal de ambas medidas, prácticamente neutralizan el beneficio conseguido con la quita de subsidios e los usuarios de electricidad y gas.

Otras señales tienden a recuperar el precio del gas en boca de pozo para permitir remunerar adecuadamente la inversión en la producción local mientras se asegura el suministro externo desde Bolivia y se intenta cerrar un acuerdo con Chile.

También se ha dicho que se reglamentará la Ley 27.191 de energías renovables para dar impulso a la participación de estas energías en la matriz energética argentina, un objetivo largamente ansiado por las empresas que se dedican a estos proyectos y que, hasta ahora, no habían logrado un marco adecuado para avanzar.

De cualquier forma, hay todavía un largo camino a recorrer y seguramente, como se trata de los primeros pasos de un nuevo gobierno, habrá correcciones y algunas medidas complementarias.

Lo fundamental, es haber dado los primeros pasos.

 

 

 

© 


  LIBRO

 
LA MALDICIÓN ARGENTINA

Adquiera su ejemplar antes que se agote


  Nosotros

    Contáctenos


    Colaboradores


    Nuestros Informes


    Información de Prensa


    Información Institucional


    Premios
 
         

 

            Fundación "Consejo para el Proyecto Argentino